Historia de Bahía Blanca

Conociendo un poco sobre la historia de Bahía Blanca.

Toponimia

Antes de la fundación de la ciudad en el siglo XIX, el espacio actual del partido de Bahía Blanca fue ocupado por sociedades indígenas. En los aleros de las Sierras de la Ventana y de Tandil pueden apreciarse manifestaciones rupestres, como también vestigios del uso de la cerámica. La denominación de Bahía Blanca, dada a la profunda y angosta entrada de mar en el continente, se debió a las eflorescencias blancas, salinas, que cubrían sus bajas orillas, cuando la marea se retira y quedan al descubierto los cangrejales y el sol evapora la humedad.

La actual bahía era muy bien conocida por los veleros procedentes desde Europa y Norteamérica que venían a cargar sus bodegas con aceite de foca, cazando en el espacio comprendido entre nuestra bahía y Bahía Anegada o de los Bajos Fondos, actualmente Bahía San Blas. La primera mención de la Bahía Blanca está contenida en un mapa que data de 1804 y comparte la designación con el de Bahía de Buenos Cables. El 28 de noviembre de 1823 el entonces gobernador, Brigadier General Martín Rodríguez y su ministro Rivadavia tienen el propósito de crear una nueva ciudad en el sur de la provincia de Buenos Aires, en las orillas de la entonces «Bahía Blanca».

Aunque se siguió denominando al lugar con el nombre referido, se hicieron, a través del tiempo, numerosos intentos por cambiarlo.
Retrato de Coronel Ramón Bernabé Estomba, fundador de la Ciudad de Bahia Blanca en 1828

Un primer intento fue concebido por el entonces ministro Balcarce y dispone que la población debe llamarse «Nueva Buenos Aires», sin embargo en ningún documento se ha hallado tal nombre en referencia al lugar. Un segundo intento se llevo a cabo en 1821, al cumplirse el primer aniversario de la muerte del prócer Manuel Belgrano, y como parte de los actos conmemorativos una comisión de vecinos elevó una nota solicitando que la primera ciudad que se fundara en los campos del sur, llevase el nombre de «Ciudad General Manuel Belgrano». A pesar de los decretos y disposiciones oficiales, el nombre que prevaleció fue el definitivo de Bahía Blanca, impuesto y mantenido por los pobladores, y así es como desde entonces la ciudad fue dada a conocer.
Establecimiento y Fundación
Artículo principal: Fortaleza Protectora Argentina.

Hacia fines del siglo XVIII los mapas no ostentaban muchos detalles de la costa sud de la actual provincia de Buenos Aires, el gobierno español, en 1805, mandó reconocerla oficialmente. En el curso de la década que comienza en 1810 aparecen algunos croquis que esbozan las líneas generales de una bahía que causa del tono blanquecino de sus barrancas y del color de su costa anegadiza fue conocida como la Bahía Blanca. Era indudable que dicha región que figuraba en el mapa de Brué, ofrecía un lugar estratégico para fundar un puerto que permitiera extender hasta la costa la línea de fortines.

La nueva República demandaba seguridades para sus ciudadanos, que se iban desbordando de los primitivos centros poblados para adentrarse en las tierras del indio. La travesía a las salinas se hacía cada vez más arriesgada. Con la consecuente fundación de la ciudad de Tandil, en 1822 la región del sur se presentaba inhóspita. Era imperioso que la seguridad se extendiera hasta el océano, frente a contingencias de serio contratiempo se podría tener contacto con las líneas de defensa mediante la navegación, eludiendo así las penosas travesías terrestres.

El primer proyecto de fundación data de diciembre de 1823, cuando el gobierno destacó a José Valentín García para que fuese a la Bahía Blanca a los efectos de estudiar, con el personal necesario para tales tareas, el lugar más estratégico de la bahía para establecer un puerto.

El segundo proyecto data del año 1824 cuando el General Martín Rodríguez, siendo gobernador de Buenos Aires, tenía por ministros de Gobierno y de Hacienda a Bernardino Rivadavia y a Manuel José García. El principal promotor de dicho plan colonizador fue, Vicente Casares, cuyas ideas fueron aprobadas el 26 de febrero de dicho año. Entre las resoluciones tomadas estaban la de facilitarle todas las armas, herramientas, materiales de construcción, 20.000 pesos y 100 hombres para que la fundación se llevara a efecto. Poco después se rescindía el contrato.
Monumento a Bernardino Rivadavia en la ciudad de Bahía Blanca
Inmigrantes franceses, circa 1940.

Con fecha del 16 de febrero de 1824 se publicó un valioso informe en el "Registro Estadístico de la Provincia de Buenos Aires". Los datos expuestos ahondaron la convicción de la factibilidad de una empresa definitiva. En 1824 el gobernador Martín Rodríguez realizó una campaña militar contra los indígenas llegando hasta la bahía Blanca. Iba con él el comerciante Vicente Casares, contratado para realizar la fundación, pero el gobernador la consideró impracticable y rescindió el contrato. El proyecto fundacional se vio impulsado por Bernardino Rivadavia durante la Guerra del Brasil cuando la flota brasileña intentó ocupar Carmen de Patagones en marzo de 1827.

Finalmente la ciudad fue fundada como Fortaleza Protectora Argentina por el Coronel Ramón Bernabé Estomba el 11 de abril de 1828, un fuerte en función de proteger el ganado, del indio; y la costa de la flota de Brasil. Mas tarde en septiembre de 1833, el fuerte seria visitado por Charles Darwin en su periplo por Sudamérica.
Primeros años del fuerte

La ubicación del fuerte fue elegida por el Ingeniero Parchape, considerando el lugar el más propicio, entre otras cosas, por su cercanía a un puerto. El fuerte ocupaba, con sus edificios complementarios, las cuatro manzanas comprendidas hoy entre las calles Estomba, O'Higgins, Brown - Vieytes y Moreno. Posteriormente, cuando el fuerte fue demolido, esta parcela quedó dividida en dos grandes manzanas por la Avenida Colón.

La construcción, constituida de forma estrellada, tenía cuatro baluartes o bastiones orientados según los cuatro puntos cardinales. El muro o terraplén del fuerte tenía cerca de cuatro metros de altura, por cuatro metros de espesor, estaba rodeado de un foso de cinco metros de ancho por otro tanto de profundidad. Dentro del fuerte se erigieron los edificios de la Comandancia, del cuerpo de guardia y tropa, polvorines, cuarteles, y en el centro un mangrullo. Alrededor del fuerte se levantaban las viviendas de los oficiales, así como la de expedicionarios que concurrían a establecerse en el lugar. Cabe destacar que todos los edificios estaban construidos de una forma rudimentaria y carecían de las más elementales comodidades2 .

Los primeros años del fuerte significaron una dura etapa para la consolidación de esta incipiente población, pues tuvo que sortear diferentes situaciones que hicieron trastabillar su permanencia.

El fuerte fue atacado por los malones de indígenas varias veces, la más notablemente el 19 de mayo de 1859, último ataque al fuerte de aproximadamente 3.000 indígenas, comandados por el cacique Calfucurá y precedidos por su hijo Namuncurá, padre de Ceferino Namuncurá

Sistemáticamente desalojados de las cercanías de Buenos Aires, los nativos seguían refugiándose en los escondrijos de las serranías del centro y del sur. La Sierra de la Ventana continuaba siendo un estratégico apostadero de las hordas nativas, que no podían resignarse a la suerte de abandonar definitivamente el antiguo teatro de sus correrías3

La Legión Agrícola Militar llegada en 1856, que funda y se instala en la Colonia Nueva Roma, fue el primer emplazamiento de un grupo de inmigrantes con sus familias bajo la tutela de la fortaleza; el cual contribuyó a la consolidación del futuro poblado desafiando a los malones y el virtual aislamiento de los principales centros provinciales.
Ampliación de la estación Bahía Blanca Sud en 1910. El antiguo edificio era exactamente igual a la Estación ferroviaria de la ciudad de Tandil.

A partir de las consecuentes Campañas al Desierto, finalmente las constantes amenazas indígenas, terminan por ceder, con lo cual se dieron las condiciones para el despegue socio-económico de Bahía Blanca.
Siglo XIX
Desarrollo y Crecimiento demográfico

Tras la derrota de los indígenas en la Conquista del Desierto se consolidó la presencia europea en la región, recibiendo el lugar gran cantidad de inmigrantes de diversas partes de Europa. La población se fue asentando en torno a la fortaleza. La gran incorporación de inmigrantes en Bahía Blanca se consolido a partir de 1880 y fue entonces cuando se reproducieron ciertas características que se dieron a nivel nacional.

Los grupos de nacionalidades que se establecieron en primera instancia fue en su gran mayoría italianos que en algún momento llegaron incluso a superar la cantidad de hombres argentinos en el partido de Bahía Blanca. En segundo término se encuentran los españoles, y luego otras nacionalidades entre las que se destacan los ingleses y franceses. El 22 de Octubre de 1895, gracias al crecimiento demográfico y al poblamiento masivo de inmigrantes de la época, Bahía Blanca fue declarada ciudad.

Los italianos conformaron rápidamente grupos de presencia social y económica muy visible, crearon sociedades que los nucleaban y que a la vez los relacionaban con el medio, lo mismo sucedió con los españoles, que, además por una cuestión de idioma común, lógicamente se integraron muy fácilmente.

Los ingleses también se adaptaron con mucha facilidad, pero en la mayoría de los casos representaban las inversiones inglesas en el país. Todas esas inversiones en lo que eran servicios,y principalmente el desarrollo ferroviario, se vieron amplificadas por las inversiones en tierras y en casas consignatarias. Había una presencia inglesa muy importante, la cual significaba la inversión de un capital muy grande en la Argentina y particularmente en Bahía Blanca, lo que rodeaba de gran prestigio a todo lo que fuera inglés4 .
Antigua Tribuna del Club Olimpo de Bahia Blanca en 1926.
De estilo neoclásico, el Teatro Municipal de Bahia Blanca fue inaugurado el 9 de Agosto de 1913 y a partir de entonces se constituyo como un foco de irradiación de cultura a la ciudad5

También las migraciones internas se activan y llegan en 1881 a la ciudad personas provenientes de Córdoba y Santiago del Estero; ello estaría apoyado por la organización de Ing. White como puerto comercial y por las mensajerías que llegaban hasta Azul y se combinaban allí con otras. El censo provincial de comienzos de la década de 1880 mostraba una población de 2213 habitantes argentinos y 988 extranjeros, entre los que están en zonas rurales y urbanas.

La llegada del Ferrocarril Sud en 1884 y Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano en 1922 inicia el progreso de la ciudad al establecer la comunicación terrestre con Buenos Aires, Rosario y el resto del interior del país y lograr una salida al mar al habilitar un muelle en Ingeniero White, para una importante región dedicada a la agricultura y la ganadería. .En 1886 se elige al primer Intendente, don Teófilo Bordeu, que conectaban la ciudad con Buenos Aires
Siglo XX

A fines del siglo XIX, dado el acelerado desarrollo económico y demográfico de esta ciudad, y también por su gran distancia respecto a la capital de la provincia de Buenos Aires, surgió la idea de crear una nueva provincia, de la cual Bahía Blanca sería la capital.

El comercio de cueros y lanas también va en aumento, llegando a abrirse en 1897 el Mercado de Frutos Victoria, obra encadenada con los servicios ferroviarios y portuarios y que contribuyo al reordenamiento urbano. Las casa de comercio se multiplican, sea en su numero, sea en la variedad de rubros. Aparecen casas mayoristas para el abastecimiento de sur de la provincia y para los territorios patagónicos. Cierran el saladero, las graserías y varios establecimientos dedicados a las manufacturas alimenticias.

La ciudad va ampliando su trama y se van viendo nuevas tendencias de ocupación. Por un lado, el tendido de las vías del Ferrocarril del Sud y la presencia de su estación de pasajeros agilizara el crecimiento hacia el sudeste y hará que el centro comercial se desplace por la calle San Martín.

Hacia 1909, la construcción en la ciudad y en las primeras villas aledañas, comienza a tener un ritmo febril. Se inaugura el Palacio Municipal y se erige una nueva estación en el Ferrocarril del Sud. El Club Argentino y La Previsora se completan para los festejos del centenario de 1910.

En 1930 llegan las emisiones radiales estables y dos años después se inaugura la Usina Eléctrica de Ingeniero White dejando de lado a la antigua de Loma Paraguaya. También en Ing. White los primeros elevadores de granos cambiarían la fisonomía del puerto así como sus posibilidades funcionales. El cambio social, político y económico de los años 1940 traerá consigo la búsqueda de la casa propia estilo chalé que se concretará por diversos lugares de la ciudad y en diversas escalas.

La vida cultural también fue evolucionando y se produce la inauguración del Instituto Tecnológico del Sud y poco después la Universidad Nacional del Sur, en 1956, teniendo ésta una organización renovadora y la inclusión de carreras no tradicionales y adecuadas a la región.

Con esto se dio un vuelco en la composición social de la ciudad y a un cambio demográfico, porque se logra que se afincaran profesores lugareños, así como el regreso de los que en su oportunidad habían emigrado. Porque arribaron profesionales y estudiantes de otros sitios y porque ya el número de jóvenes que partían para prepararse en otras universidades disminuyó considerablemente.

Más ciudades de: Buenos Aires